¿Qué coche alquilar?

¿Qué coche debo alquilar? Decidir qué coche alquilar según nuestras necesidades hará que tengamos una mejor o peor experiencia.

Cuando nos vamos de vacaciones y pensamos en alquilar un coche, una de las dudas que solemos tener es: ¿Cual? Or O más bien, ¿qué tipo?

La respuesta a ambas preguntas, es la misma. Depende.

¿De qué depende?

Bueno, básicamente depende de las necesidades que tenemos. No es lo mismo viajar en pareja, que nos recoja un taxi y nos lleve a nuestro alojamiento, que viajar en familia con dos niños, ser un grupo numeroso que va a pasar unos días jugando al golf o ser un comercial que necesita hacer largos viajes por carretera.

Si somos una o dos personas, viajamos con poco equipaje o no queremos conducir desde el aeropuerto, un modelo pequeño será suficiente. Si no lo necesitamos en el aeropuerto, podemos incluso considerar un coche de dos plazas. Lo justo para movernos con comodidad, aparcar donde queramos con relativa facilidad y, si es necesario, hacer un pequeño viaje por carretera para conocer la zona en la que estamos.

Cuando nos encontramos en la situación de viajar con una familia o con una gran cantidad de equipaje, tenemos que pensar en modelos más grandes. 5 plazas, un maletero más generoso, o incluso un monovolumen de 7-8 plazas con gran capacidad de maletero.

Incluso en este último caso, debemos tener en cuenta el número de personas y el volumen de equipaje que llevamos. Hay modelos de 7 plazas, que en realidad son 5 + 2 plazas. Esto significa que, aunque en la práctica tienen 7 plazas, las dos últimas son más pequeñas y normalmente inutilizan el maletero.

Si somos 6-7 personas con equipaje para una semana, palos de golf o artículos voluminosos, este tipo de coche no es para nosotros. Habrá que optar por un modelo más grande. Normalmente un vehículo tipo minibús para 8 (o incluso 9 pasajeros).

Este tipo de vehículo es adecuado para estos casos, todos los asientos son cómodos y tienen un buen espacio de carga.

Si eres una persona soltera, pero necesitas conducir durante kilómetros y kilómetros por la carretera, necesitarás un coche cómodo, que no te lastre los kilómetros.Which car to hire?

La mayoría de las empresas de alquiler siguen la misma clasificación (la ACRISS o código SIPP) para distribuir sus coches por grupos.

¿Qué pasa si la empresa no tiene el tipo de coche que he pedido??

En esta situación, podemos diferenciar dos casos, según el momento en el que nos encontremos.

Caso 1. Nos ponemos en contacto con la empresa de alquiler de coches para reservar un coche. Necesitamos algo intermedio, no demasiado grande, pero tampoco queremos un modelo excesivamente pequeño. Pedimos algo del tamaño de un Seat Ibiza, por ejemplo.

Cuando hagamos la reserva, ya sea vía web, teléfono o correo electrónico, la empresa nos responderá confirmando un coche del tamaño seleccionado. Normalmente nunca nos confirmarán un modelo concreto, sino una categoría de coche, ya que dentro de esa categoría pueden tener modelos de diferentes marcas. Pues bien, si en el momento de recoger el coche, la empresa no tiene el modelo que han confirmado, deben darte uno equivalente o superior. Obviamente, por el importe que han confirmado.

Caso 2. La misma situación, pero la respuesta que nos dan es que el modelo solicitado no está disponible y te ofrecen otro tipo de coche, más grande o más pequeño. En este punto es nuestra decisión optar por una u otra opción.

Y si tengo que cambiar el coche

También en este caso, dependerá de los motivos del cambio y de la situación.

Si queremos cambiarlo nosotros porque lo necesitamos, debemos haberlo reservado previamente, sobre todo si necesitamos algo "especial" (coche de 7 plazas, automático...). En este caso, ocurre lo mismo que en el caso 1 del apartado anterior, la empresa habrá confirmado o no el coche, y si es así, se compromete a dárnoslo.

Queremos cambiarlo porque no nos gusta el coche. En este caso, la empresa no está realmente obligada a cambiar el coche. Han confirmado una categoría y nos han dado esa categoría o una superior, pero no un modelo concreto. Si cambian el coche, es por deferencia al cliente.

Si tenemos que cambiarlo por una avería o un accidente. Esta es la situación más compleja de todas.

Si es por rotura del coche, deben cambiarlo, al menos temporalmente hasta que arreglen el nuestro.

Si se debe a un accidente, y no es culpa nuestra, el mismo caso que para la rotura.

Si es culpa nuestra, dependerá de la póliza de seguro que tengamos contratada. Si se trata de un seguro a todo riesgo sin franquicia, y no se debe a nuestra negligencia (conducción bajo los efectos del alcohol o las drogas, carreras...) misma situación, el coche debería ser cambiado sin problemas. Si no tenemos un seguro sin franquicia, deben cambiar el coche, pero utilizarán la franquicia para cubrir los gastos de reparación e inmovilización del vehículo.

Muchas veces nos podemos encontrar en la situación de que necesitamos cambiar el coche por una avería o accidente y la compañía no tiene vehículos como el que hemos reservado o más grandes. En este punto puede que tengamos que aceptar que nos den algo más pequeño, al menos durante el tiempo que dure la reparación de nuestro coche.

en_GB